jueves, diciembre 08, 2005

climbing the walls

Altos y bajos.
Ondulando.
Camino en zigzag.

Ha sido una semana de mareo. Ya van tres días comiendo galletas de agua, soda y salvado, aunque ayer no pude evitar media bolsa de ramitas a las dos de la mañana.

Cero ganas de levantarme hoy. Estoy donde la Toña, pero llegaré a mi casa en un ratito, a ver películas y dormir. Si no fuera porque el fin de semana tengo que trabajar, dormiría hasta el lunes para despertar camino a Algarrobo.

Necesito playa. Días nublados o no, me da un poco lo mismo. Pero salir de acá. Dejar de tener este frío absurdo adentro de un chaleco de lana y el dolor de todo cuando respiro muy profundo.

Me siento mal.
Las letras de la pantalla, que no dejan de moverse.

1 comentario:

José Miguel dijo...

A diferencia tuya, cero carbohidratos. El atún con lechuga es mi nueva dieta. No es tan fome, claro que de repente me dan ganas de llamar a Domino´s y pedir una pizza de Pepperoni con tocino y extra queso (Suena al clásico cerdo arrepentido) pero viene el verano. La última vez que me saqué la polera en la plya, vino Green peace y trato de devolverme al mar pensando que era una orca que había varado.
PD: Si tienes ganas de comer pizza, avísame.