martes, enero 17, 2006

rayando el sol

Hace calor.

Acabo de caminar media hora al sol por segunda vez hoy, y aunque pasé corriendo entre los regadores de la plaza en Tobalaba, siento que me arde la cara. Tomo un vaso de café con leche y escucho Miranda.

Después de pelear dos semanas, logré que me entregaran mi finiquito y la plata de los seis días de vacaciones que no alcancé a tomar.

No volvería a Starbucks. Más que un trabajo de treinta horas a la semana con sueldo fijo, fue una experiencia. Un ciclo que recién pude cerrar, un año tres meses después de haber entrado por primera vez como barista a Parque Arauco.

En marzo, el cambio que me anuncia el tarot.
La Emperatriz y Artemisa me estarán guiando.
Sé que ya no me volveré a perder.

3 comentarios:

Lilith dijo...

igual ene
tiempo trabajando ahí

yo no creo en el tarot

Saludos, la leo

Mica dijo...

Creo que yo tampoco creo en el Tarot...pero a veces me traiciono y leo mi horóspoco y cosas por el estilo... =)

Me gusta mucho tu blog.

Espero comiences a disfrutar tus vacaciones.

Saludos,

Mica

isi dijo...

jeje..io si creo en el Tarot (cmo tu bien sabes) en un rato parto a Viña, me llevo el Tarot pa estudiar, mi cuaderno, el bolso (tuyo, por cierto) lleno de ropa ke sé que no voi a usar (siempre me pongo lo mismo) y las ganas ke tengo de estar con Carlitos, la Maca y los niños. Y el mar.

Te extrañaré millones!!