miércoles, noviembre 30, 2005

bronceado fascinante

A las diez de la mañana me subí a un bus, asiento diecisiete, al lado de la ventana, y partí a Viña.

Increíble.

Como regalo de cumpleaños adelantado, almorcé en la terraza del Enjoy del Mar. Comí ensalada y torta de lúcuma y tomé café y jugo de chirimoya, aunque no en ese orden. Antes me acosté al sol, arriba de un pareo fucsia. Después me bañé en olas congeladas. Caminé por Libertad y por plazas y por la playa. Escribí. Leí. Dormí.

Es verdad que de repente quise compañía. Tú, específicamente. Pero fue lindo. Y antes de volver, me junté con mi hermano un ratito a conversar de la vida. Doce horas después de un bus repleto, me siento frente al computador un poco menos blanca y con arena en el pelo.

Mi diosa, hoy, es Inana.
Reconocer mi sombra.
Se acaba un día de sol.

1 comentario:

pablo dijo...

sólo tú puedes hacer eso y me encanta que seas así...

pd: gracias por el regalito