miércoles, septiembre 12, 2007

arms wide open

Vengo llegando de un almuerzo.
Estuvo muy entretenido.

El otro día tuve una conversación que me dejó pensando. Soy de la idea de que uno no puede gastar más plata sólo porque tiene más y que, de hecho, cuando tiene, está en el deber de compartirla y hacerla útil. O sea, ¿cómo me compro un vestido de cien mil pesos si hay muchas personas que viven con eso un mes? ¿Con qué cara?

Pero, para mi sorpresa, hay mucha gente que no está de acuerdo. Que somos libres, que gastemos como queramos, que es un derecho porque trabajamos para tener lo que tenemos. Yo no sé. No podría. Me duele la guata de pensarlo.

Y no hablo de solidaridad, ni de beneficencia, que son conceptos que me cargan. Hablo de que la energía tiene que moverse, de que uno recibe y da, porque si solamente recibe, entonces no estamos yendo a ninguna parte. Me asusta un poco pensar qué pasaría si todos nos convirtiéramos en individualistas sensatos y no creyéramos que hay algo más, que somos alma y cuerpo y que somos importantes y únicos y que influimos en el universo con cada palabra que decimos y cada gesto que no hacemos.

Tengo tantas ganas de salir a caminar.
Ando como flotando.
Me encanta que haya sol.

8 comentarios:

clauarroyo dijo...

Si bien es cierto cada uno gasta en lo que quiere creo que también existe la conciencia social y la felicidad está en compartir, ya sea en forma material y espiritual, pero para eso hay que ser consecuente no solo decirlo sino hacerlo.

Saludos Carolita.

manu dijo...

la energía se mueve en el afecto, no en el dinero, asi que da lo mismo lo que uno gasta o no, de manera que eso no hace ruido.


besitos, te quiero

Dyago dijo...

"supe qu� de alg�n lejano rinc�n de otra galaxia, el amor qeu me dar�as, transformado volver�a alg�n dia a darte las gracias. Cada uno da lo que recibe, luego recibe lo que da, nada es mas simple, no hay otra norma, nada se pierde... todo se transforma" Jorge Drexler en Todo Se transforma. :D, fue lo que se incrust� en mi cabeza cuando lo le� :D

°°JanEKew°° dijo...

qué gustazo leer esto amiga
y es pq sé q eres de esas que busca ofertas en ropa
q piensa y eso

pero uno sabe que entre más y más plata tiene la gente má sla gasta en "lujos" extravagantes y cosas así, jamás se preguntan qué onda el otro y cuando lo hacen es para darle una cuota mensual a alguna entidad de beneficiencia sin conocer le la cara al pobre....


en fin , a mí me cuesta entender eso de tener que ir al mall 5 veces al mes a comprar compungidamente o me llama la atención esa gente que para pasar la pena debe comprar cosas... no lo entiendo... eso es como decir que la vida es material, lo qu lo encuentro una pena enorme porque viene un terremoto y todos somos iguales y todos nos morimos = no más aunque nos entierren en cajones finos o en baratos


besos lola bella


obvio q no tengo pq cosa enojarme contigo


chau bella

valeria dijo...

Hola, me pareció interesante el punto de gastar lo que uno quiera. Yo también encuentro una locura gastarse cien mil pesos en algo que perfecamente podría costar diez mil (claro que sin la marca o de otro material o menos exclusivo). Pero respeto todas las posiciones. El que gana su plata, tiene todo el derecho a hacer lo que quiera con ella: ahorrar, gastar, invertir... el problema está cuando se gasta más de lo que se gana.
Saludos.

young_supersonic dijo...

PIENSO MUY SIMILAR A TI...

CLARO QUE CON EL TIEMPO HE ASIMILADO QUE DE VEZ EN CUANDO TENGO EL DERECHO DE PENSAR EN MI Y DARME ALGUNOS GUSTOS...

PERO PARA ESO, TENGO QUE SENTIR EL DULCE SABOR DE VER SATISFECHOS Y CONTENTOS A MI HIJO, PADRES, HERMANA, FAMILIA, AMIGOS.. ETC..

UN BESO.

Florentina dijo...

yo, al menos, frecuentemnete me siento culpable cuando hago acto de consumismo. Lo malo, es que cuando lo evito, termino gastando esa plata en cosas que al final, son menos favorables...

sobre el individualismo?? mmm... a veces nos consume...

saludos

Nosotras mismas dijo...

Ser un individuo no está mal, siempre va bien no depender de nadie. Aunque se es mejor individuo, si a veces, compartimos nuestra soledad.

Besos.