martes, mayo 22, 2007

finding a way

Nunca se ha tratado de tener.
Siempre de ser.

Hay personas que entienden y otras que no. Mi novio dice que esto ya me había pasado antes, y que seguro es algo específico que me molesta. Miski postea sobre mirar a la gente en las ventanas de los buses y yo lo he vivido tantas veces. La Hormiguita cree que es un malestar material y Daniel, en Starbucks, opina que lo que pasa es que me da por pensar, entonces, como pienso, nunca voy a estar tranquila si no hago algo que me motive de verdad.

¿Y qué me motiva?

Conocer personas y contar historias, entrar en el mundo, en tantos mundos, ir al cine sola, caminar con frío y con lluvia cantando, columpiarme en Vespucio, jugar con los niños y tomar en brazos a las guagüitas para que no lloren. Buscar alguna forma de que ya nadie tenga que pedir dinero para comer y menos para drogarse porque la vida no lo acoge, que la calle no sea la mejor opción ni la única posible, que Randy no crezca un día para darse cuenta que más allá de San Gregorio, cruzando Vespucio, no hay nada.

Necesito salir de la inercia.
Tenerlo todo es la forma más facil de quedarse quieto.
Que Dios me ayude a encontrar mi camino.

9 comentarios:

Alejandra dijo...

A lo mejor el camino está más cerca de lo que crees. Yo pienso que las cosas que uno más reflexiona y les da vuelta, al final terminan siendo lo más simple. Saludos.

Miski dijo...

Uno se despide insensiblemente de pequeñas cosas,
lo mismo que un árbol en tiempos de otoño muere por sus hojas.
Al fin la tristeza es la muerte lenta de las simples cosas,
esas cosas simples que quedan doliendo en el corazón.

Uno vuelve siempre a los viejos sitios en que amó la vida,
y entonces comprende como están de ausentes las cosas queridas.
Por eso muchacho no partas ahora soñando el regreso,
que el amor es simple, y a las cosas simples las devora el tiempo.

Demórate aquí, en la luz mayor de este mediodía,
donde encontrarás con el pan al sol la mesa servida.
Por eso muchacho no partas ahora soñando el regreso,
que el amor es simple, y a las cosas simples las devora el tiempo.

(Armando Tejada Gómez - César Isella).

Princessa dijo...

Caro, si sientes que no estas feliz así como estas, que te falta algo. Bueno lucha, lucha con todas tus fuerzas para alcanzarlo. Si hay que pelear… pues pelea.
No hay nada peor que cuando uno no se siente conforme con la vida que lleva. Y nadie más que tu misma para luchar por el cambio.
Besos y suerte!!!!

manu dijo...

eso. bien.

danielamarcela dijo...

Yo soy de la escuela de seguir a la intuición y al corazón. Te llevan directo al camino.
Besos.

dani dijo...

no tengo mucho más que decirte porque lo sabes ya.. encontrarás tu camino, porque ya sabes al menos que es lo que estás buscando..

clauarroyo dijo...

Carolita Carolita de verdad no sé qué quieres tal vez tanta energía necesitas canalizarla.
Muchos saludos,

Anita dijo...

Pucha oh!

Carolita, la embarré :(
Es que leí 2 post y me perdí en el camino, me confundí y ahora me siento "cero aporte".

Te quiero mucho linda y gracias a Dios me he sentido mejor!!
Tengo muchas ganas de vivir, tomar café y comer chocolate...jajajaja

Un gran abrazo!

Anita.

Florentina dijo...

Creo que a veces cuando dejas de preocuparte o de sentir cosas que antes ocupaban espacio en tu cabeza, te quedas con esa sensación de vacío que te hace perder el rumbo...
Debe ser que estamos muy acostumbrados a pensar y tener motivos por los cuales calentarnos la cabeza... Cuando dejas de tenerlos (aunq siempre hayas querido terminar con ellos) empiezas a echar de menos esa "ocupación mental" o del corazón...
De todos modos,tienes que tener algo presente:Un buscador no siempre sabe lo que busca... Sin darte cuenta te vas a encontrar...

saludos para ti