jueves, septiembre 28, 2006

un poco de miedo

Me voy.
En la tarde hablé con mi mamá.

Ahora tengo esa pena absurda, gigante, que sólo me da cuando alguien llora y yo tengo algo que ver. Tengo esa pena de los domingos en la tarde de antes, sola y el mundo a veces tan gris. Tengo esa pena de despedidas, de último día de colegio, de terminar un pololeo de noche y sin estrellas.

También estoy contenta. También me río sola de repente, y escucho a Bebé mil veces, y me encojo de hombros mientras pienso que tengo que empezar a embalar mis cosas, a separar mis libros, a limpiar mis recuerdos y vaciar esas cajas llenas de papeles. A ver qué quemo, qué guardo, qué me importa todavía.

Es la dualidad de las decisiones, supongo. Es el sueño que se cumple y el ciclo que se acaba. Es la certeza de que estoy haciendo lo correcto, de que estoy siguiendo mi camino y que no alcanzo a distinguir quiénes avanzan por un lado distinto.

Si todo sale bien, feliz.
Si todo sale mal, lo intentaré de nuevo.
Ahora tengo a Franco conmigo.
El mundo es de colores.
Doy gracias infinitas a Dios y al universo por esta oportunidad.

14 comentarios:

Franco dijo...

Como qué "ahora"? Siempre he estado contigo esposa mia.
Hoy todas mis fuerzas fueron para ti mas que siempre.

manu dijo...

que bueno el bolon que te estay pegando carolita, aprovechalo para recordarlo para siempre, como es quemar las navez, y tienes a franco contigo desde las vidas pasadas que pasaron y eso
buena suerte!

janekew dijo...

qué lindo lo que escribes...
qué bueno es saber delimitar entre un ciclo y otro y atreverse y hacerlo



besitos caro, siempre se agradecen sus visitas y el verla con una sonrisa hermosa por el patio feo de la puc

.m.i.l.i. dijo...

Es la dualidad de los finales.

Carito, no te imaginas lo feliz y orgullosa que me siento por ti, quizás porque somos tan unidas cuando tú cumples este sueño y esta etapa una parte de mí también los cumple. En verdad me cuesta creer que todo esto esté pasando, parece como si recién empezaras a vivir después de prepararte mucho tiempo.

Yo también quiero hablar contigo, y ten claroq ue te voy a ayudar a embalar y desarmar y armar. Y si hay que intentarlo de nuevo te voy a apañar las veces que sea necesario.

Emparejada dijo...

cada cambio requiere un proceso de adaptación...la lata es que viene con un tremendo dolor de guata !!!!!

suerte

La Hormiguita Cantora dijo...

Te vas de la casa mujer? Yo me fui a los 21 (tengo 24) y recuerdo las mismas sensaciones. De hecho la noche antes, con todo embalado me la lloré toda, pero era como para terminar de "botar la neura".

Cariño, paciencia y mucha tolerancia para escuchar. Es lo mejor que puedo aconsejarte. Lo demás se arregla de a poco aunq al principio parezca tremendo, lo importante son las bases. :)

Saludos,

La hormiga q un día tomó sus maletas y pronto las armará de nuevo.

Lilith dijo...

Es bueno
que sea de a dos
no todo tan negro
no todo tan blanco
el equilibrio

Besitos***

mayra! dijo...

Hola!!!

Todo cambio tiene ventajas y desventajas: consecuencias... una lata :s pero así es la vida
te casaste??? PLOP! es que franco dijo: esposa mía xDDD
bueno, ahí me cuentas
besitos
post me :D

bye!!!

Jorge dijo...

esas tardes de domingo... tardes de reflexion
saludos

koke

Julio dijo...

Sigue pintando tu mundo de mil colores, así es cómo vale la pena verlo.

Animo, al final, todo saldrá bien para ti y si no es así, lo intentarás una vez más.

Un beso

Paul :-) dijo...

Tranquila... todo va a salir bien carolita.

Marianich dijo...

Qué valientee, te admiro ene!

Es como ese llanto de alegría, de un poco de susto ante lo nuevo, pero con ganas de conocer la experiencia... no sé, con lo parásita que soy me aterra la idea de dejar el nido algún día.

Todo va a estar bien, no estás sola.

Te deseo mil de suerte! Besitos!

manu dijo...

te sigo deseándote suerte carolita...

Montirul dijo...

:)