lunes, junio 09, 2008

este mundo va

En la mañana estuve en la Biblioteca Nacional haciendo el trabajo de seminario de investigación.
En la tarde me fui a Viña.

Hace tiempo que no me tomaba un día para mirar el mar y mojarme un poquito los pies en el agua helada escuchando mil veces la misma canción que hoy fue esa de Carla Bruni que nunca he podido cantar porque no sé francés. Me hizo bien. Cada vez que voy, me acuerdo de qué significa volver al hogar. Obvio. Si la rutina me mata de a poquito, mejor la mato yo antes.

Apagué el celular y sólo lo prendí cuando ya volvía, para llamar a Mati. Caminé por la playa y miré la puesta de sol y le pedí tres deseos al mar. También comí torta tres leches y me tomé un espresso. No conversé con nadie, porque no tenía ganas. Escribí, pero no tanto. Entré a una iglesia y a una exposición de fotos. Sobre todo me quedé en silencio, escuchando nada, con el corazón en paz y los ojos abiertos.

Fue una tarde linda y brillante.
Estuve conmigo.
Igual me echaba de menos.

7 comentarios:

sebinsky dijo...

Hace mucho no voy a la biblio...
tendré que saldar mi deuda hahahahaha xD.
Prefiero el bosque a la playa, es más energético.
Saludos!

Teperete dijo...

Carolita, me gusta pasar por aquí de vez en cuando uno aprende de lo que escriben los demás, a veces pienso que tú juegas con los lectores como yo. Y me gusta opinar…..como no te conozco, tengo más libertad de hacerlo.

Parece que después de tu operación no ha parado tu tiempo de cuestionamiento,” más triste y mas flaca”
Tener todo lo que soñaste, estar sola con tu gato y seguir por la vida cuestionándose, querer arrancar siempre.
Perdonar y no guardar rencor, pero no olvidar es algo digno de analizas con tu sicólogo, Fuertes declaraciones las ref. a tu padre, solo llegó un comentario, o sea tus amigos parecieran no estar muy de acuerdo con eso, nadie puede matar al padre en vida.
Ningún padre olvida volver, solo las circunstancias los alejan, el mio nunca estuvo y a los 16 años descubrí que mi mamá no lo dejó estar nunca.
Deja que Matías o quien tú quieras despierte en ti lo real lo verdadero, estar solo o sola en la vida no es lo normal, deja los desapegos para lo material .no para tus emociones y sentimientos. Siempre es lindo recibir una rosa, una caricia o un besito.
Creo que estas con una depresión, tal vez antigua, latera, pegada. Eres joven tienes el mundo para ti….tómalo, con todo.

Suerte!,

manu dijo...

hola
soñe que estabas leyendo el libro de los seres imaginarios
q libro mas bacan, eh?
besitos

Priscila dijo...

Hace tiempo que no pasaba por la blogosfera... pase a dejarte un abrazo...

Veo que anduviste por mi tierra... que rico es viña, por algo ... viña encanta...

Saludos

 kotto dijo...

que bonita tarde...

young_supersonic dijo...

HACE TANTO QUE NO ME VISITO A MÍ MISMO.

ME DEBO VARIAS CITAS.

Y A VECES.. SÍ. A VECES TAMBIÉN TEMO AL COMPROMISO.


BESOS Y UN ABRAZO.

clauarroyo dijo...

Ojalá que para la próxima no andís tan autista y nos juntemos para tomarnos un café, me muero mojarme los pies en el mar con este frio.

Besos.