lunes, abril 07, 2008

worth all the while

Casi las once de la mañana y yo escribo que tengo frío.
Sigo odiando el aire acondicionado.

Llevo una semana sola y soltera, paseando con mis amigas y saliendo a carretear de repente, triste al principio y tranquila ahora porque en el fondo se veía venir tanto y hace tanto tiempo que siento como si ya hubiera vivido un luto de un siglo. Ayer me inscribí en el café literario de Providencia a ver si vuelvo a leer, empecé a Vargas Llosa y me gustó tanto que después no me podía dormir. Además, el sábado mi hermana me invitó a tomar café helado al Sebastián y lo pasamos ultra bien. En la noche, en la micro a la casa de la Antonia, miré por la ventana y me di cuenta de que esto es la vida. Nada más. La independencia, la libertad, las decisiones que me han llevado a cumplir cada uno de mis sueños de a poquito. Mi mp3 acompañándome a las once de la noche camino a La Dehesa y después la conversación con el chofer, porque fui la última en bajarme.

Siento que todo se acaba y empieza.
Para Franco, pido la felicidad más infinita.
Para mí también.

5 comentarios:

°°JanEKew°° dijo...

así es la vida...
cerrar ciclos bien y tranquilos para mantener armonía

besotes


te sigo leyeno, aunque yo actualice de vez en cuando


M

young_supersonic dijo...

¿PERO ES TAN ASÍ?

¿NO HAY POSIBILIDAD DE SEGUNDA PARTE?

AUNQUE SI TE SIENTES SERENA... PODRÁS SEGUIR ADELANTE.

UN ABRAZO.

Amelia dijo...

He leído muchos de tus textos. ¡Qué maravillada me quedé con la pureza de tus sentimientos!
Te deseo la mejor de las suertes y te estaré leyendo.

clauarroyo dijo...

Carolita me gusta esa transparecia que la logro percibir a distancia.

Lo del café literario me parece genial. Me gustan los escritores como Vargas Llosa también Bryce Echenique, en general todos los latinoamericanos.

Muchos cariños.

mon dijo...

Que lindo leerte así, tan tranquila.

Te lo mereces..

besitos