jueves, febrero 14, 2008

la vida entera

De vuelta en Santiago.
Los diez días en Buenos Aires me cambiaron la vida.

Viajar sola fue, lejos, la mejor decisión que he tomado en el último tiempo. Claro, allá está parte de mi familia, que me recibió como la sobrina-nieta-prima-tía pródiga y me regaloneó desde el primer hasta el último día. Pero caminar sola por esas calles que me encantan, tomar el trencito de la costa con mi mp3 bien fuerte y entrar a las tiendas a hacer preguntas con un acento tan distinto al que escuchaba fueron, lejos, las mejores experiencias del viaje.

También fui a que me tatuaran una mariposa morada y calipso en la espalda. Me volví a teñir el pelo de mi color. Me regalé espressos y alfajores en muchas cafeterías. Descansé, dormí, vi tele con tevecable, escribí y pensé. Anduve sin celular, en silencio, perdida a veces. Y todo me hizo tan bien que ahora, sentada frente al computador y con el aire acondicionado encima, sólo puedo agradecer al universo que me recordó que lo que más me importa y lo único que me motiva es la libertad. Ese afán de descubrirlo y sentirlo todo, de conocer, de aprender, de avanzar a mi propio ritmo y con mi propia mirada.

Estoy de regreso después de casi dos años de perderme en lo más profundo.
Contenta.
Dispuesta a lanzarme al abismo y alcanzar el infinito otra vez, mil veces.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Se acabo la transicion???? AL FINNNNNNNNN ejale eh eh eh ; no te imaginas el gusto que me dio leer este post; no te imagino con tu color de pelo me habia acostumbrado al otro; mmm tendre que verte OBVIO quiero mil detalles del viajecito; amiga TE QUIERO MIL y se le extraña un chorro; mil besos para ti y me alegro demasiado que estes bien
LOVE YA
Pilyu

manu dijo...

carolita
pienso que tu soledad es como mi soledad y se sabe

danielamarcela dijo...

Caro, gracias por lo que me dejaste escrito, muchas gracias.
Realmente piensas tb en eso?
Yo a veces me siento bien loca.. la gente pareciera no pensarlo.
Finalmente, si uno tomara en serio el riesgo de morirse en cualquier momento, haría lo que más quiere... y a mí me ha costado tanto, tanto! Probablemente esto es una antesala de días de mucho brillo que vendrán después..
Yo tb quiero andar libre por la vida y me impresiono y me da rabia saber que es tan copmplejo!
Ya no aguanto los horarios, ni los miedos.
Un abrazo.

clauarroyo dijo...

Me hace falta un viaje así sola para descansar y encontrarse con esa serenidad característica de los estados momentáneos de instrospección, pero para lograrlo se necesita la soledad fuera del estado natural. Necesito urgente un viaje así. Absolutamente liberador.

Cariños Carolita.

young_supersonic dijo...

SIEMPRE ME RECONFORTA TANTO LEERTE ASÍ DE FELIZ, PLENA... EN ESA CONSTANTE BÚSQUEDA PARA LA QUE DISPONES DE TODA TU VALENTÍA Y ATREVIMIENTO.

ME ALEGRO MUCHO QUE TU VIAJE HAYA SIDO ENRIQUECEDOR...

UN BESO GRANDE.

Clau dijo...

Increíble...sentí algo parecido cuando llegué de mi viaje a chile.
Se agradece la forma de expresarte, seguro que paso nuevamente por aquí
saludos!

Princessa dijo...

Que bueno!!!
Un viaje para pensar... Un viaje reparador.
Besos infinitos