lunes, enero 08, 2007

flores amarillas

Me acabo de comer una ciruela y estaba dulce.
Hoy se cumplen seis meses desde que conocí a Franco.

Me acuerdo que la primera vez que hablamos yo le dije muerta de la risa que lo amaba. Y era verdad.

Creo que no es fácil dejar entrar a alguien en la vida. Para mí, no fue fácil comprender que ya no era una, que ya no estaba sola, que, de repente, existía un nosotros que iba más allá de un ratito o de la emoción máxima eterna del principio.

Pero existe y ahora lo sé. Hay un camino adelante y a veces será tomarnos la mano y a veces correr en distintas direcciones, y a veces nos amaremos y nos odiaremos y quizá, sólo quizá, descubriremos que el cielo es lo que existe cuando estamos juntos y abrazados con los ojos tan abiertos y dormidos.

Amor, mi amor.
Toda la vida no alcanza a ser suficiente tiempo.
Yo me quedo contigo.

2 comentarios:

.m.i.l.i. dijo...

Me encantan los posts enamorados.

En realidad, no hay nada más entretenido y lindo que el amor.

Yo me acuerdo cuando me presentaste a Franco, en el Fragola. Y yo todavía estaba en mi etapa angustiada de "amo-a-Rodrigo-y-no-me-pesca".

6 meses es harto.

Te quiero, López!

Marianich dijo...

Jajajajaaa! como dice la Mili, definitivamente es un post enamorado ^^

Es rico caminar de a dos por la vida, como esas carreras de tres pies. A veces tropezas, cuesta quizás comenzar, pero una vez que ya forma parte de la vida, lo es todo.

Y felices 6 meses! tininiii

besos!