viernes, enero 16, 2009

mil horas

15 días para salir de vacaciones.
Vamos que se puede.

Igual esta semana estuvo ultra relajada, me tomé casi todas las tardes libres porque necesito descansar y porque me hace muy bien pasear mirando tiendas de ropa usada aunque me muera de calor. Además, anoche nos juntamos en la casa de la Toña para hacer el regalo de despedida de la Tere que se va un año y fue entretenido. Me encantan los carretes de mujeres.

Aunque desde que estoy en terapia mis crisis existenciales han disminuido muchísimo, me sigo preguntando por mi misión en la vida. En el mundo. Sigo pensando que algún motivo tiene que haber para que yo exista y no sólo eso, exista cuestionándomelo todo, queriendo vivirlo y saberlo todo, soñando con conocerlo todo. En mi pared, Krishna y Jesús me miran y yo los miro de vuelta. Y no sé. Tengo ganas de ir a un templo, a cualquiera, de pasarme un mes en Arica con mi hermano y vestirme como se me dé la gana y andar sin zapatos. El consumo me consume. El sistema me traga, tan de a poco, que recién ahora que casi toco fondo me doy cuenta. Pero hay vuelta atrás. De eso estoy segura.

Me puse pijama un rato y voy a leer a Saramago.
El Conde anda ultra mamón y yo igual un poco.
Quiero que llegue Mati.

6 comentarios:

°°JanEKew°° dijo...

bella
una de tus misiones la lleva s acabo con este blog

siempre q te leo me sonrío y me alivio, en serio y se esboza una sonrisa en mí y me digo
q bkn es la Caro


besos, amo andar a pata pelada aunque stgo está tan atroz que no se puede nadar a pata en cualquier lado por el calor, sólo por la sombrita

young_supersonic dijo...

A TODOS NOS CONSUME LA VIDA.

PERO AL IGUAL QUE TÚ, CREO QUE DEBE HABER ALGUNA FORMA DE VOLVER.

UN ABRAZO.

sweetlitlegirl dijo...

Que rico seria andar por santiago sin preocuparse por el calor,pero no es asi, por lo que me conformo con estar en mi casa al igual que tu, con pijama y sin zapatos.
Saludos.

Princessa dijo...

Yo tb me cuestiono siempre de cual sera mi mision en la vida... Heavy es un poco agotador.
Besos

N. dijo...

Ufff, amiga...estamos en las mismas, y cómo agota! Entre el eterno cuestionamiento de la existencia y el consumismo, no sé cuál es peor. Qué suerte que tengas a un Matías. Hace muchos años estoy sola, y la carga es mucho más pesada.
Me encanta Saramago. De hecho, considero a "El Evangelio Según Jesucristo" casi, casi una obra maestra.
Cariños y bienvenidos sean los cambios.

diego dijo...

disfruta lo que vives, que mi Dios siga bendiciendo tu vida.
Nos vemos.